Sáb. Oct 24th, 2020

Aunque en la gran mayoría de casos no prestamos demasiada atención al color y al aspecto de la lengua, lo cierto es que puede indicar numerosos problemas de salud. Si tienes la lengua amarilla, debes saber que este color se debe a la acumulación de células muertas sobre las papilas, en la superficie de la lengua. Esto sucede especialmente si las papilas aumentan de tamaño y las bacterias presentes en la boca producen este cambio de coloración.

No te preocupes porque suele ser un problema temporal e inofensivo. Aunque la lengua amarilla puede ser un síntoma de ictericia, no es lo más común. Aún así, si esta coloración se mantiene con el tiempo, e incluso aumenta de intensidad, es recomendable que lo consultes con tu médico.

Qué es la lengua amarilla

Te miras al espejo y, de repente, te das cuenta de que tienes la lengua amarilla en vez del tono rosado habitual. Aunque pueda parecer un síntoma de una enfermedad, en la gran mayoría de los casos no reviste gravedad.

Lo más probable es que vaya acompañada de un aliento muy desagradable ya que las bacterias que están acumuladas en los pliegues de la lengua liberan una serie de compuestos de azufre, causantes del mal olor.

La lengua amarilla se define como una afección benigna que provoca la pigmentación a causa de unas bacterias. En casi todos los casos la solución es muy sencilla y rápida.

¿Cuáles son las causas de la lengua amarilla?

Causas de la lengua amarilla

Enfermedades respiratorias

Hay determinadas enfermedades del aparato respiratorio que también pueden causar la lengua amarilla, como el resfriado o la sinusitis. Uno de los principales síntomas de estos trastornos es la congestión nasal. Si no puedes respirar bien por la nariz, lo haces por la boca, provocando que esta se reseque y favoreciendo la proliferación de bacterias.

Ictericia

La ictericia es una enfermedad caracterizada porque la piel y las mucosas se vuelven amarillas debido al exceso de bilirrubina en el organismo.Esta es una afección muy habitual en bebés recién nacidos, aunque también se puede dar en personas adultas.

Heridas o Llagas

La lengua amarilla también puede deberse a una herida o llaga en esta zona. Cuando algún agente externo daña la lengua, esta se inflama y, como consecuencia, se acumulan más bacterias, dando lugar a esta alteración.

Deshidratación

Es importante beber entre 2 y 2,5 litros de agua diarios. La deshidratación es un trastorno que puede dar lugar a complicaciones graves. Recuerda que no tomar el agua suficiente hace que la salivación sea menor, resecando la boca y haciendo que esté más expuesta a las bacterias.

Candidiasis oral

La candidiasis oral es una de las infecciones bucales más frecuentes entre la población adulta. Una enfermedad causada por el hongo cándida, y con la lengua amarilla como síntoma principal. Otro de los signos de esta enfermedad es la inflamación de las papilas gustativas, lo que favorece a su vez la acumulación de bacterias en las mismas.

Tabaco

El tabaco es una de las principales causas de la lengua amarillenta

Fumar es uno de los hábitos menos saludables que existen ya que causa graves daños a la salud. El consumo habitual de tabaco provoca que la saliva sea más espesa y, además, haya menos salivación. Esto hace que la boca se reseque, favoreciendo con ello la proliferación de bacterias, las cuales se acumulan en las papilas gustativas. Es así como se produce el cambio de coloración en la lengua, la cual toma un color amarillo.

Estrés y ansiedad

Los expertos coinciden en que el estrés es una de las principales enfermedades del Siglo XXI. Aunque no muchos lo saben, la lengua amarilla es uno de los síntomas más comunes. La razón e que el estrés y la ansiedad provocan la resequedad de la boca, lo que da lugar a la acumulación y proliferación de bacterias y, en consecuencia, al cambio de pigmentación.

Alimentación inadecuada

Para llevar un estilo de vida saludable, tener una buena alimentación es fundamental. Debes favorecer el consumo de verduras, frutas y cereales integrales y evitar aquellos alimentos ricos en azúcar y cafeína. De lo contrario, con el paso del tiempo tu lengua se tornará amarilla, sobre todo si no mantienes una buena higiene oral.

Mala higiene oral

Mantener una adecuada higiene oral es fundamental. Los expertos recomiendan cepillarse los dientes depués de las comidas, sin olvidar limpiarse bien la lengua. No olvides que en la boca se acumulan muchas bacterias, sobre todo en los pliegues de las papilas gustativas. Si no las eliminas, la lengua puede pasar a ser amarilla. Además, sufrirás de halitosis.

Medicamentos

El consumo de determinados medicamentos, como los antibióticos, tiene algunos efectos secundarios que debes conocer. Además de la poca salivación y la boca seca, la lengua amarilla es uno de ellos. Si tienes estos síntomas, debes acudir al médico para que te cambie la medicación.

Síntomas

Tal y como hemos explicado, la lengua amarilla en la gran mayoría de los casos no se debe a una afección de carácter grave. Aún así, debes prestar especial atención a si este cambio de pigmentación se acompaña de otros síntomas.

Una de las enfermedades que pueden causar la lengua amarilla es la ictericia, cuyos principales síntomas son: fatiga, cansancio, dolor abdominal, heces pálidas, orina oscura y fiebre.

En caso de problemas del aparato respiratorio, como sinusitis o resfriado debes estar atento a signos como: mucosidad, congestión nasal, fiebre, dolor de cabeza y cansancio sin razón aparente.

Tratamiento para la lengua amarillenta

Tratamiento para la lengua amarilla

En líneas generales, la lengua amarilla es una alteración con una solución muy sencilla. En ocasiones es suficiente con frotar la lengua con un raspador especial para esta zona.

Si además del cambio de coloración tienes fiebre, acude al médico. Lo más seguro es que cuando la fiebre desaparezca, también lo hará la lengua amarilla.

Si la causa es la deshidratación, el tratamiento base es la reposición de líquidos para que la lengua recupere su coloración habitual.

Y, si el origen de este cambio de pigmentación es una enfermedad, el médico te dirá cuál es el tratamiento que debes seguir.

Lengua amarilla en bebés

Lengua amarilla en bebés

Aunque para los padres pueda resultar algo preocupante, lo cierto es que la lengua amarilla es común en bebés. La causa en la gran mayoría de casos es dejarles el biberón hasta que se duermen sin limpiarles la boca luego con una gasa.

Después de cada toma es fundamental limpiar la boca a los bebés con una gasa. Tanto los azúcares como la leche se acumulan en las papilas gustativas. Una vez allí, se mezclan con el resto de bacterias de la boca, dando lugar a un mayor número de bacterias. Esto, con el paso del tiempo, puede afectar a la salud bucal del pequeño.

¿Cómo evitar la lengua amarilla?

Aunque no hay ningún método totalmente infalible para evitar la lengua amarilla, sí hay una serie de medidas que debes tener en cuenta. Así reducirás en gran medida el riesgo de que tu lengua se torne de este color.

Recuerda que en la gran mayoría de casos esta pigmentación se debe a una mala higiene bucal. Por lo tanto, debes cuidar al máximo este aspecto. Cepíllate los dientes y límpiate la lengua después de cada comida, utilizando un cepillo adecuado. Además, es recomendable que utilices seda dental para eliminar los restos de alimentos que quedan entre los dientes. Y, por supuesto, un buen colutorio bucal con flúor.

Si fumas habitualmente, es mejor que dejes este hábito de lado, tanto para evitar la lengua amarilla como para cuidar tu estado de salud.

Con respecto a la alimentación, debes reducir el consumo de bebidas y alimentos con mucho colorante. No te olvides de beber mucha agua para mantener tu organismo hidratado y evitar la sequedad de la boca.

Y, por último, si la causa de la lengua amarilla es por hongos, como en el caso de la candidiasis oral, debes consultar al médico para que determine el tratamiento más adecuado.

Los mejores remedios caseros para la lengua amarilla

Los mejores remedios caseros para la lengua amarilla

Debes saber que existen una serie de remedios caseros que son de gran ayuda para mejorar la salud y el aspecto de la lengua. Si la causa de esta coloración no es ninguna enfermedad grave, estas soluciones harán que tu lengua vuelva a tener un color normal.

  • Menta y manzanilla: prepara una infusión de menta y manzanilla, dos ingredientes naturales con múltiples propiedades. Una vez lista, deja que se temple durante unos minutos y empapa una gasa de algodón en ella. Luego, aplícala sobre la lengua, frotando con suavidad.
  • Bicarbonato y miel: prepara una infusión de bicarbonato y, cuando esté templada, añade una cucharadita de miel. Luego, haz gárgaras con ella durante unos segundos. Un remedio muy popular y efectivo para eliminar las bacterias acumuladas en la boca.
  • Bicarbonato de sodio: otra de las mejores soluciones caseras para decir adiós a la lengua amarilla es cepillar la lengua con bicarbonato de sodio. Así conseguirás evitar la proliferación de bacterias.

A modo de conclusión, recuerda que la lengua amarilla en la gran mayoría de casos es totalmente inofensiva, de modo que desaparecerá por sí misma con el paso del tiempo. Solo hay unas pocas afecciones, como la ictericia, que son más graves y requieren de tratamiento médico.

En cualquier caso, debes prestar especial atención a la evolución del color y la forma de la lengua, y, sobre todo, comprobar, si el cambio de pigmentación se acompaña de otros síntomas.

Y, por último, no te olvides de llevar un estilo de vida saludable para evitar cualquier problema.

La entrada Lengua amarilla aparece primero en eSalud.

Por admin