Vie. Nov 27th, 2020

El sabor salado en la boca es una sensación muy desagradable, aunque en la gran mayoría de los casos no es grave. Lo primero que debes saber es que no es una enfermedad en sí misma, sino que se trata de un síntoma propio de diversas alteraciones, como la deshidratación o la gingivitis.

En algunos casos, el sabor salado se da solo de forma puntual, mientras que en otros se prolonga durante varios días. Lo más importante es que estés muy atento a otros síntomas para descartar cualquier tipo de enfermedad de carácter grave, como una alteración neurológica.

¿Cuáles son las causas del sabor salado?

Cuáles son las causas del sabor salado en la boca

Deshidratación

La deshidratación es una de las causas más comunes del sabor salado en la boca, tanto en adultos como en niños. Se conoce como tal a la pérdida de líquido de forma masiva en el organismo. Es algo habitual si sufres diarrea o fiebre.

Recuerda que el sabor salado es un síntoma que indica una deshidratación importancia, por lo que es importante que repongas el líquido perdido para no sufrir complicaciones graves. Por supuesto, debes evitar aquellas bebidas alcohólicas o con cafeína.

Beber agua es clave. Además, puedes tomar zumos naturales e infusiones.

Lesión en la boca

Cualquier tipo de lesión en la boca, con independencia de su origen, inflama el tejido de la cavidad bucal, incluida la lengua. Así, puede que no seas capaz de experimentar la sensación del gusto.

No obstante, en algunos casos, la inflamación e irritación del tejido también puede provocar alteraciones en el sabor, dando lugar al sabor metálico o al sabor salado en la boca.

Esto puede suceder si, por ejemplo, masticas alimentos muy duros o la prótesis no es la adecuada.

Reflujo ácido

El sabor salado puede ser un síntoma del reflujo ácido. Se trata de una alteración que ocurre cuando los ácidos estomacales entran al esófago.

Otros síntomas propios de este trastorno son: ardor de estómago, vómitos constantes, náuseas, tos y pérdida de peso sin razón aparente.

Medicamentos

Hay muchos medicamentos que reducen en gran medida el flujo salival, lo que provoca que los labios se resequen y aparezca el sabor salado en la boca. La sensación en la gran mayoría de casos es muy desagradable.

En este caso, lo mejor es que acudas al médico para comentarle lo que está sucediendo. Siempre y cuando sea posible, te recomendará sustituir el medicamento.

No hay que olvidar que la saliva cumple funciones esenciales en la boca, por lo que es importante mantener un flujo salival adecuado.

Lágrimas y secreciones nasales

Seguro que cuando lloras sientes un sabor salado en la boca. Esto tiene una explicación muy sencilla: las lágrimas son saladas y cuando lloras, recorren el rostro hasta llegar a la parte posterior de la boca. No hay tratamiento posible para esta alteración, solo la prevención.

Algo muy similar ocurre con las secreciones nasales. Cuando existe mucosidad en las fosas nasales el sabor salado es muy habitual. Esto ocurre cuando sufres un resfriado.

Déficit nutricional

La deficiencia nutricional es una causa común del sabor salado en la boca. Se acompaña de otros síntomas como cansancio, fatiga, debilidad, entumecimiento y hormigueo en las manos…

El déficit más frecuente que provoca esta alteración del gusto es la carencia de vitamina B-12 y de vitamina C. Por lo tanto, es esencial seguir una alimentación saludable y equilibrada, que incluya alimentos ricos en estos nutrientes.

Tratamientos: quimioterapia y radioterapia

La quimioterapia y la radioterapia son los dos tratamientos más frecuentes en la lucha contra el cáncer. Uno de los principales efectos secundarias es la disminución del flujo de saliva, lo que da lugar a la alteración en el gusto. Es por ello que un gran número de pacientes que se someten a este tipo de tratamientos notan un sabor salado en la boca.

Enfermedades

Además de las alteraciones anteriores, existen una serie de enfermedades que pueden alterar el sentido del gusto.

Alteración neurológica

Muchas alteraciones neurológicas afectan a la percepción del gusto, dando lugar a distintas sensaciones, como el sabor salado. Aunque esta no es la causa más habitual, es importante descartarla.

Alteraciones hormonales

Son muchas las mujeres que notan un sabor salado en la boca durante el embarazo y la menopausia debido a los cambios hormonales. En cambos casos la alteración de las papilas gustativas es muy común.

Gingivitis

La gingivitis es una de las enfermedades bucodentales más comunes, sobre todo en adultos. Se conoce como tal a la forma leve de enfermedad de las encías, dando lugar a síntomas como la irritación, la inflamación y el enrojecimiento.

Síndrome de Sjogren

El Síndrome de Sjogren es un trastorno que destruye las glándulas salivales, produciendo así una gran resequedad. No existe un tratamiento específico para la enfermedad, aunque el médico recomienda la hidratación constante y, en algunos casos, la administración de saliva artificial.

¿Cuándo hay que acudir al médico?

Por lo general, el sabor salado en la boca desaparece de forma gradual con el paso del tiempo si adquieres ciertos hábitos saludables. Sin embargo, si esta alteración en el gusto persiste con el tiempo, debes consultar al médico.

La gran mayoría de afecciones que generan un sabor salado en la boca son fáciles de diagnosticar y tienen un tratamiento sencillo.

Diagnóstico

Tal y como hemos señalado, el sabor salado no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de una determinada alteración. Si esta sensación se repite en el tiempo, es recomendable que acudas al médico para que establezca un diagnóstico y te recomiende el tratamiento más oportuno.

Una vez el médico haya evaluado tu historia, procederá a realizar un examen oral. El principal objetivo es detectar cualquier tipo de infección en la boca o en las piezas dentales que pueda estar causando sangrado.

Además, puede llevar a cabo una prueba de sabor para determinar cuál es la causa. En este examen la respuesta del paciente se verifica con una serie de sustancias químicas.

Sabor salado en la boca en el embarazo

Sabor salado en la boca en el embarazo

Durante el periodo de gestación aumentan determinadas hormonas, como la progesterona o los niveles de estrógeno para favorecer el crecimiento del futuro recién nacido. Con el incremento del nivel hormonal, también se producen algunos cambios en el cuerpo, especialmente durante el primer trimestre. Uno de los más comunes son las náuseas, sobre todo a primera hora de la mañana.

Las náuseas matutinas propias del primer trimestre de embarazo provocan cambios sensitivos que provocan el sabor salado en la boca.

En algunos casos, estas alteraciones hormonales generan una afección que recibe el nombre de digeusia, cambio en el gusto.

Son muchas las mujeres embarazadas que notan el sabor salado en la boca durante todo el periodo gestional, sobre todo a primera hora de la mañana.

Si tú también estás sufriendo este problema no tienes de qué preocuparte porque es totalmente normal. Sin embargo, si hay otros síntomas que acompañan a esta alteración en el gusto es importante que consultes al médico.

¿Cómo funcionan las papilas gustativas?

Recuerda que tomar alimentos y bebidas salados es una de las causas más frecuentes de sabor salado en la boca. Es importante que comprendas el funcionamiento de las papilas gustativas.

Cuando comes, masticas la comida, de modo que se rompe en pequeñas partículas, las cuales se disuelven de manera parcial gracias a la saliva dentro de la boca. Cuando la saliva que contiene las partículas de los alimentos que has tomado entra en contacto con la papila gustativa, esta última se estimula y genera una serie de impulsos eléctricos.

Como resulta lógico, cuanto más fuerte es el sabor, la estimulación generada también es mayor. Estos impulsos viajan a través de los nervios hasta alcanzar los centros del gusto del cerebro.

Aunque las papilas gustativas más importante están en la lengua, también las hay en otras áreas como el paladar blando, la epiglotis y la parte superior del esófago.

La sensación gustativa hace que comer te genere más placer. Además, ayuda al organismo a seleccionar algunos tipos de alimentos. Otra de las funciones que cumple el gusto es la de estimular emociones y recuerdos, que también tienen un papel muy importante a la hora de elegir los gustos y los alimentos.

Una vez generada la sensación de sabor, los alimentos o las bebidas se tragan, pero su sabor continúa en la boca, desapareciendo gradualmente. En algunos casos puede perdurar durante periodos largos de tiempo, hasta que la saliva o el agua lo eliminen.

¿Cómo evitar el sabor salado en la boca?

Existen numerosos remedios caseros para decir adiós al sabor salado en la boca. Son hábitos muy sencillos que puedes incorporar a tu rutina.

Lo primero y más importante es mantener una buena higiene oral a diario para evitar la acumulación de placa dental y, así, reducir el riesgo de sufrir enfermedades como la gingivitis o la caries. Debes cepillarte los dientes tres veces al día y, además, utilizar seda dental y colutorio oral antibacteriano.

Para evitar la deshidratación, debes beber mucha agua durante todo el día. En personas adultas, se recomienda beber 2 litros de agua diarios, aunque la cantidad puede ser mayor en verano o si practicas deporte.

Por supuesto, debes reducir todo lo posible el consumo de tabaco o de alcohol. Y trata de evitar aquellas comidas con un alto contenido en grasa, o que sean excesivamente picantes.

El sabor salado en la boca es una alteración que sufren millones de personas en todo el mundo, y en la gran mayoría de los casos no es motivo de preocupación. No obstante, si se repite con mucha frecuencia y te resulta molesto, debes acudir al médico para conocer su causa.

La entrada Sabor salado en la boca aparece primero en eSalud.

Por admin