Sáb. Oct 24th, 2020

Es difícil que encontremos algo en nuestro alrededor que no posea una estructura sólida con la cual mantenerse levantado o de pie sobre la superficie. Eso lo podemos ver fácilmente en las construcciones arquitectónicas, en la naturaleza a través de los árboles y por supuesto, en las especies del mundo animal y en los seres humanos, quienes también poseemos un sistema esquelético el cual está conformado por huesos resistentes.

Pero te has preguntado: ¿es realmente necesario? ¿Cómo está conformado? ¿Pueden tomarse medidas para mantener por mucho más tiempo al sistema esquelético? Esto y más lo podrás conocer en este interesante artículo; así que no dejes de leer hasta el final para conocer cada detalle.

¿Qué es el sistema esquelético?

El esqueleto humano no solo colabora con el cuerpo para estar erguido o derecho mientras la persona camina o está sentada, va un poco más allá, ya que dicha estructura permite mantener un correcto orden y organización en el interior del organismo. También se le conoce como sistema óseo o esquelético.

Parte de los complementos que contribuyen a este sistema son los cartílagos, huesos, articulaciones y ligamentos, todos en conjunto fortalecen cada aspecto de la estructura corporal humana.

Características del sistema esquelético

Dicho sistema una vez que alcanza la maduración adulta, se dispone de 206 huesos en toda su composición, los cuales se desarrollan perfectamente por otros sistemas, como lo son el de ligamentos, tendones y musculatura.

En el caso de que una persona disponga de un peso de 75 kilos, entonces su esqueleto pesará un total aproximado de 9 kilos. ¿Por qué? Pues el sistema esquelético toma su densidad por el 12% del peso total del cuerpo humano.

Partes del sistema óseo

El cartílago

Se trata de un tejido muy flexible para lograr el perfecto efecto de amortiguación, por lo que también es un tejido grueso. Esto permite que cada hueso pueda tener la correcta protección, evitando así que se genere alguna fricción con otros huesos.

Hueso compacto

Es aquella zona externa del hueso que guarda una potente composición sólida y fuerte

Hueso esponjoso

No es más que la parte interna del hueso compacto que analizamos anteriormente, el cual dispone una composición similar a la de una esponja por la cantidad de orificios que presenta. En cada uno de estos orificios se dispone la médula.

Medula ósea blanda

Es el tejido conformado por células, donde posteriormente se fabrican glóbulos rojos y plaquetas.

Periosito

Se trata de la membrana que tiene como función recubrir todo el aspecto externo de los huesos, que aunque es delgada, dispone de la densidad adecuada para la debida protección. Además, cuenta con gran cantidad de vasos sanguíneos y nervios para nutrir todo el tejido óseo.

En este punto también es importante detallar las articulaciones, las cuales representan la unión de los huesos; aspecto que resulta imprescindible para que todo el esqueleto humano disponga de la correcta movilidad y rigidez.

Las articulaciones también disponen de una variedad de tipos, las cuales se encargan de redireccionar los movimientos según los huesos presentes, como es el caso de los hombros y los codos. También existen articulaciones que no producen movimiento; en el caso de la caja craneal.

Por otra parte están los tejidos, que en este caso estaríamos hablando sobre el tejido óseo; el cual trata de un tejido que va transformándose a medida que pasan los años y se conforma por células; permitiendo así que sea una perfecta matriz rígida y de potente densidad.

Dicha matriz ósea se complemente con 3 componentes principales, como los siguientes: agua, proteínas y sales minerales. Mientras que las células se dividen en 4 tipos:

  1. Células osteoprogenitoras: son aquellas que se encargan de producir el resto de las células que participarán con el tejido óseo
  2. Células osteoblastos: son las que permiten la formación de los huesos, segregando diversas moléculas para fomentar la matriz correctamente
  3. Células osteoclastos: son aquellas que pueden disolverse para ser absorbidas por el hueso
  4. Células osteocitos: son células con mucha madurez y provienen de los osteoblastos

¿Cuál es la función del esqueleto humano?

Sistema oseo

Funge como una especie de sostén mecánico y base para la postura

La capacidad de su estructura, así como su fortalece y rigidez, permite que todo el cuerpo pueda mantener la correcta morfología del cuerpo, permitiendo así que los seres humanos puedan caminar sin problemas sobre dos piernas.

Brinda la oportunidad de movilización

Esto es posible ya que cada hueso está en una ubicación adyacente al hueso siguiente, donde igualmente existen conexiones de carácter muscular, que comúnmente se les conoce como articulaciones, y de allí la posibilidad de movilizar el cuerpo.

Aporta protección a todo el cuerpo

El esqueleto humano es un escudo ante el cuerpo humano, ya que cada hueso protege debidamente a los órganos que están en el interior. Estos aspectos pueden verse claramente reflejado en el caso del cerebro, el cual es protegido por el cráneo, así como la caja torácica protege al corazón, los pulmones, entre otros.

Se transforma en un almacén metabólico

Este sistema esquelético que rige los huesos del cuerpo humano tiene la particularidad principal de ser un filtro o moderador de los intercambios de calcios, fosfato y sales, así como de las grandes concentraciones.

Capacidad para generar células sanguíneas

Se debe a que dentro de la estructura se incluye una medula ósea roja, ubicada en el interior de algunos de los más de 200 huevos del cuerpo humano, donde se pueden producir células sanguíneas.

¿Cómo está conformado el sistema esquelético?

Según diversos estudios médicos, se ha determinado que el esqueleto humano posee dos partes, como las que analizaremos a continuación:

  • Esqueleto axial

Esta parte está conformada específicamente por la columna vertebral, el cráneo, el esternón y las costillas. Es decir que, el esqueleto axial se enfoca en el control de eje del cuerpo humano. Por otra parte, también está presente el sistema que protege a los huesos como el sistema nervioso central y los órganos que se posicionan en el interior tórax.

  • Esqueleto apendicular

Aquí se encuentran todos los huesos que forman la cintura pelviana, la cintura escapular y las 4 extremidades superiores e inferiores del cuerpo humano, como son los brazos y las piernas. En este caso, la cintura escapular crea el enlace de conexión con el resto del cuerpo a través del tronco con los brazos, y la cintura pelviana con el tronco y las piernas.

¿Cómo es el proceso de funcionamiento del esqueleto humano?

Como ya hemos podido analizar, el sistema de cartílagos se compenetra con el sistema esquelético, brindándole así la perfecta movilidad a cada uno de los huesos. Además, el sistema de músculos también aporta su capacidad, ya que protege los huesos con el recubrimiento de tejidos carnosos, creando conexión entre la piel y los huesos del cuerpo humano.

Desde el inicio, el desarrollo del sistema óseo se origina desde el vientre de la madre durante la etapa de gestación, donde se producen los primeros huesos del bebé. En primer lugar, el primer desarrollo corresponde a la columna y luego el cráneo, posteriormente se van originando el restante de la estructura ósea, como es el caso de las piernas, brazos y costillas.

¿Cuáles son los tipos de huesos del sistema óseo?

Tipos de huesos

La diversidad de huesos que verás a continuación, se clasifican de tal manera por su forma.

Huesos largos

Se tratan de los huesos más predominantes, tomando en cuenta su dimensión y longitud, donde se pueden considerar los huesos como el fémur, el peroné y la tibia.

Huesos cortos

Son aquellos huesos que generalmente presentan una forma cúbica, así que no poseen una gran dimensión en su tamaño. Para que tengas una idea, pueden ser aquellos que están presentes en la muñeca o el tarso del tobillo.

Huesos planos

Se destacan muy poco en toda la estructura esquelética, pero se ven claramente presentes en los huesos que se ubican en la bóveda craneal.

Huesos irregulares

No disponen de una forma definida con claridad, ya que incluso pueden desarrollarse de manera diferente en cada ser humano, como es el caso de la mandíbula o algunas vertebras de la columna.

Mandíbula

Huesos sesamoideos

Por si no lo sabías, disponen de este nombre por su comparación con las semillas de sésamo en cuanto su forma, ya que son los huesos más pequeños que están en el cuerpo humano. Generalmente están presentes en tendones, manos y pies.

¿Cómo se estructuran los huesos?

  • Diáfisis: es la parte central que se origina en los huesos largos.
  • Epífisis: es el extremo de los huesos largos.
  • Metafisis: son las zonas internas de los huesos largos, es decir; entra la epífisis y diáfisis.
  • Cartílago articular: es el tejido de cartílago que forma la conexión de los huesos del cuerpo humano, lo que brinda movilidad y desplazamiento.
  • Periostio: es la membrana de tejido resistente que cubre los huesos.
  • Cavidad medular: se trata del área central de los huesos largos que está completamente vacía y sólo está rellenada por una médula ósea amarilla.
  • Endostio: es la membrana de tejido delgado que recubre los huesos largos.

Enfermedades que afectan al sistema esquelético

Enfermedades de los huesos:

  • Fracturas Oseas: se trata de los inconvenientes más comunes, ya que generalmente es producida por un fuerte golpe o traumatismo severo, por lo que se presenta una rotura o quiebre del hueso.
  • Osteoporosis: es el desgaste de los huesos ante la pérdida regular de la densidad de los huesos; que se origina por un déficit en la mineralización o en el desecho de proteínas óseas de manera constante.
  • Cáncer óseo primario: esos tumores pueden presentarse en cualquier tejido que se encuentre en la zona medular; pero los más regulares en originarse son en el condrosarcoma y oseosarcoma.

Enfermedades en las articulaciones:

Artritis: es una afección que ataca principalmente a seres humano con edad avanzada, la cual puede presentarse de diversas maneras, como por ejemplo:

  • Artritis reumatoidea, que es aquella producida desde el sistema autoinmune, donde la inflamación de las articulaciones de los pies y manos es la principal sintomatología.
  • Artritis psoriasicas: igualmente es una enfermedad de carácter inflamatorio pero en las articulaciones que sólo realizan únicamente un movimiento, como es el caso de los codos y las rodillas.

¿Por qué es importante el sistema esquelético para la vida?

Ya podemos tener una idea con todo lo que hemos analizado, pero quizás queden algunas dudas sobre su verdadera importancia. Y la verdad es que, después del corazón y el cerebro, que son órganos de valiosa relevancia y necesidad para la vida, el esqueleto humano es uno de los sistemas esenciales para el cuerpo, ya que gracias a él la persona puede efectuar movimientos y mantener una buena postura.

Sistema esquelético para la vida

Esto quiere decir que, sin el sistema óseo dentro de la estructura o composición del cuerpo humano, actividades regulares y sencillas como caminar, correr o hasta sentarse, serían completamente imposibles; puesto que los huesos de la mano con las articulaciones crean el estado óptimo para poder hacerlo sin limitaciones o dolores.

¿Cómo cuidar el esqueleto humano?

Buena alimentación

Como en la mayoría de los casos y recomendaciones, mantener un buen consumo de alimentos y bebidas, sobre todo aquellas que dispongan de alto contenido en calcio, ayudará a que cada hueso y complemento que está presente en el sistema esquelético, puede desarrollarse y trabajar sin retrasos.

Por si no lo sabías, el calcio de un mineral esencial para el mantenimiento de los huesos, puesto que se fortalecen en gran manera para evitar fragilidad. En el caso de los adultos, estos requieren 1000 miligramos de calcio por día, mientras que las personas mayores de 50 necesitan un poco más de calcio, como 1200 miligramos por día.

La alimentación debe incluir alimentos como productos lácteos, salmón, vegetales verdes, brócoli, productos de soja y queso, todos ellos disponen de gran cantidad de contenido en calcio. Por otra parte, no se debe olvidar la ingesta de magnesio, cobre y zinc, incluyendo las porciones equilibradas de frutas, proteínas magras y granos enteros.

En el caso del magnesio, los alimentos que puedes consumir para potenciar sus niveles dentro del organismo, pueden ser los mariscos, nueces, semillas de girasol y el chocolate negro. Asimismo, la carne de res y los cacahuetes, así como el marisco nuevamente, poseen altos valores de zinc. Mientras que el cobre puede encontrarlo en alimentos como la langostas, ostras y tomates.

Ingesta de vitaminas

El consuma de vitamina, específicamente la vitamina D, ya que resulta saludable para todo el organismo, pero aún más para el fortalecimiento de los huesos. Dicha vitamina pueda consumirse a través de pastillas o suplementos, pero se puede incluir naturalmente a través de alimentos ricos en vitamina y minerales o a través de la exposición al sol por unos pocos minutos.

Lo recomendable es consumir 600 UI de vitamina D por día, pero si eres una persona dentro de los rangos saludables normales, con 400 UI por día será suficiente para contar con un sistema óseo óptimo.

Ante cualquier elección, ya sea de alimentación, suplementación o exposición solar, es recomendable consultar con un especialista médico para evitar inconvenientes de salud o efectos secundarios ante el consumo excesivo de vitamina D.

Suficiente hidratación

Para que el cuerpo se mantenga saludable, la ingesta de agua es fundamental para ello. Por ende, se recomiendan al menos 8 vasos de agua al día. Hacerlo así permitirá un buen impacto no sólo en los órganos, sino también en las articulaciones, lo que actúa como preventivo para evitar enfermedades como la osteoporosis.

Hidratarse para cuidar el esqueleto humano

Claro, en este caso no es un peligro salirse de la recomendación, ya que; aunque 8 vasos con agua resulte significativo, siempre será permitido consumir la mayor cantidad de agua posible durante el día, por lo que debes esforzarte al máximo porque no es una tarea fácil ante las actividades y ocupaciones diarias.

Controlar los consumos de sal, cafeína y aceites

Aunque parecieran ser sustancias normales, resultan ser perjudiciales cuando el consumo es altamente excesivo, como es el caso de la sal, bebidas gaseosas, cafeína y aceites; ya que estos y otros generan considerablemente la disminución del calcio en los huesos. Pero también presentan otras desventajas para el organismo, por lo que es recomendable evitarlas.

Para ayudarte con ello, se recomienda consumir menos huevos o en caso de hacerlo, que sean únicamente las claras; y en el caso de tomar productos lácteos, que estos no cuenten con demasiado contenido graso. Ante todo es fundamental supervisar los valores nutricionales que disponga los productos a ingerir.

Consumo de vitamina A con moderación

La vitamina A es uno de los complementos fundamentales para lograr el correcto crecimiento de los huesos; pero cuando se ingiere sin moderación puede generar un déficit en el material óseo. Por ello, se recomienda estar atento a los valores vitamínicos de los productos.

Además, según algunos estudios han determinado que los hombres necesitan de más vitamina A que las mujeres para lograr un sistema óseo robusto, entiendo que ellos deben ingerir 4000 UI diarias de dicha vitamina, mientras que ellas sólo 2500 UI diarias.

La entrada Sistema esquelético (sistema óseo) aparece primero en eSalud.

Por admin