Lun. Oct 26th, 2020

El debate sobre cannabis medicinal merece incluir muchos puntos de vista, superando miradas estrechas, que pretenden encerrarlo en visiones anacrónicas y moralizantes. El Seminario “Uso medicinal del cannabis, persecución penal y Derechos Humanos: hacia un nuevo paradigma”, realizado el pasado 23 de mayo, es un esfuerzo que apunta en esa dirección. Organizado por la Asociación Pensamiento Penal Chile y Fundación Daya, la instancia reunió a representantes de la sociedad civil junto a actores del mundo judicial y penal, en un interesante debate. Existe la necesidad de que el debate sobre cannabis medicinal en Chile tome la orientación correcta; a ratos pareciera que el debate público quisiera ser monopolizado por las habituales voces prohibicionistas que hablan desde la medicina industrial. Pero esto no es suficiente, ya que también debe conocerse la visión que habla desde los derechos de los pacientes a decidir sobre qué tipo de tratamiento quieren recibir, apoyados no sólo en su soberanía personal, sino que en las bases jurídicas y de derecho que amparan ese ejercicio de ciudadanía.   El Seminario realizado el pasado 23 de mayo, fue un esfuerzo para unir esas voces, en un diálogo que cruzó fronteras y fue un aporte a una discusión a ratos viciada. Y hablamos del protagonismo discursivo de relevantes personalidades, tanto del mundo de la justicia y el derecho, como de la sociedad civil. Se destaca la presencia entre los invitados del coronel de Carabineros Manuel Cifuentes Quezada, quien asistió en representación del general director de la institución, Mario Rozas. El ministro vocero de la Ilustrísima Corte de Suprema de Justicia, don Lamberto Cisternas, resaltó el contrapunto entre las decisiones personales e informadas que llevan a autocultivar cannabis, versus el establishment científico que busca restringir este derecho, avalando la persecución penal y la prohibición. Esta contradicción, lejos de ser un tema meramente científico, debe ser, según Cisternas, un tema donde lo relevante debe ser el restablecimiento de la presunción de inocencia, porque no puede ser que pacientes que cultivan para uso personal, lejos del comercio y del tráfico, no puedan alegar inocencia recurriendo a la receta médica en regla. Y esto es lo que se intenta lograr ni más ni menos que con la Ley Cultivo Seguro, proyecto que, en opinión del ministro, da en el centro del problema. Siempre desde el lado jurídico, el juez argentino Mario Juliano resumió su experiencia en el país trasandino, destacando la tensión existente entre modelos de enfocar no sólo el asunto del cannabis medicinal, sino que como visiones de mundo confrontadas. En una de ellas (apoyada por Juliano), lo central son las libertades del individuo y la persona humana como eje (en un evidente discurso antropocentrista). Y, por otro lado, visiones que prefieren sociedades donde lo que se impone es el control social sobre la autonomía de sus miembros. Esta tensión es un elemento que atraviesa el día a día de pacientes que deben luchar por la posibilidad de decidir sobre sus terapias, y es un desafío a realizar tanto en Chile como en Argentina. Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de Fundación Daya, en su relato deja en claro que el cannabis, lejos de ser un asunto reciente, es un producto cuyo uso es ancestral en Chile y el resto del mundo. Y como tal, reclama no sólo respeto, sino que subraya la necesidad de aceptar la validez de las diversas vías de acceso para sus múltiples usos. La tarea inmediata desde el estado, representado por sus 3 poderes, es brindar a los…

La entrada Cannabis y DDHH, la necesidad de un nuevo paradigma aparece primero en Fundación Daya.

Por admin