Sáb. Nov 28th, 2020

Carolina es venezolana y vive hace unos meses en nuestro país. En noviembre del año pasado, el cáncer que la afectaba volvió. Se trata de un melanoma metastásico maligno, tumores muy agresivos con un pronóstico de vida muy bajo. El tratamiento con cannabis le ha permitido dormir mejor, aumentar su apetito y mejorar su calidad de vida. A continuación, su testimonio. Hace casi dos meses, Carolina sufrió una convulsión que la llevó a hacerse exámenes de rutina. El resultado fue el diagnóstico de un melanoma metastásico maligno. “Antes de eso era asintomática total, ni dolor de cabeza, nada. De repente fatiga, pero normal”, cuenta. Este no era su primer cáncer. En 2011 le diagnosticaron un melanoma y un tumor en la clavícula que trató con radioterapia, cirugía e interferón. Gracias a los tratamientos, estuvo en remisión hasta noviembre del 2018, cuando sufrió la primera convulsión que indicaba metástasis en el cerebro. Inmediatamente Carolina empezó una radioterapia para tratar de frenar el cáncer. “Después del diagnóstico sentí mucho dolor y cansancio. El tratamiento me daba mucha fatiga, me quitó el apetito. Aparte que se te cae el cabello, pero es el menor de todos los efectos que te produce la radioterapia”, relata. Carolina y su esposo se enteraron de Fundación Daya por internet, buscando una alternativa para disminuir los efectos secundarios de la radioterapia. Carolina comenzó el tratamiento con cannabis de inmediato. En apenas dos meses, su vida ha cambiado radicalmente. “El cannabis, el aceite en mi caso, me hace dormir, comer. Para mí ha sido de muchísimo apoyo, de verdad es totalmente medicinal, me da la oportunidad para ir desarrollando mi proceso de tratamiento”, afirma. Para su esposo, el cambio ha sido sorprendente. “Lo que sí te puedo decir, es que, contra todo pronóstico médico, mi esposa está con vida y bastante bien. Tiene un cuadro bastante delicado, de varias metástasis y tumores. Los médicos se sorprenden de que esté tan bien, lúcida, alimentándose, descansando, está en condiciones que, según ellos, no debería estar”. “Ella la está luchando, la está guerreando. Para mí, creo que está contribuyendo de manera efectiva porque en la realidad se nota. Definitivamente algo estamos haciendo bien al administrárselo, porque está aquí con nosotros y está bastante bien considerando las expectativas médicas”, cuenta el marido de Carolina. Carolina partió con pocas gotas, que fueron aumentando hasta llegar a su dosis óptima. En estos meses no ha presentado ninguna reacción adversa ni efectos secundarios. “Más allá del apetito, pero que en este caso es excelente”, dice Carolina. Para ella es muy importante recalcar que este tratamiento no le genera ninguna adicción. “Yo lo digo porque a veces la gente cree que se va a generar una adicción. Nosotros teníamos ese temor cuando iniciamos esto, que podríamos crear otro problema tratando de solucionar uno. Ya inmersos en esto nos damos cuenta de que no es así. Queremos recalcar eso en el testimonio porque hay que superar, eliminar esos paradigmas de prejuicio, que se tienen por desconocimiento e ignorancia”. “De verdad quiero aprovechar para agradecerle a la Fundación Daya por ese trabajo tan hermoso, maravilloso que hacen día a día por todos y cada una de las personas que se presentan acá buscando un apoyo. En mi caso me han apoyado muchísimo, yo soy de Venezuela y en vista de que no cuento con ningún recurso, el Dr. Lukas Ursik ha sido un amor, una persona cariñosa que me ha ayudado muchísimo”. A pesar de que hoy existe mucha…

La entrada “CONTRA TODO PRONÓSTICO MÉDICO, MI ESPOSA ESTÁ CON VIDA Y BASTANTE BIEN” aparece primero en Fundación Daya.

Por admin